Nuevo cine LGBT chileno

Que el cine chileno está en una buena época, no hay duda. Ahí están los éxitos de sus películas en los Festivales de todo el mundo. Incluso algunos de sus directores se han lanzado a una carrera internacional en el cine anglosajón. En los últimos cinco años estamos observando, también, no pocas propuestas interesantes que rondan de distintas maneras la homosexualidad, lesbianismo, transexualidad, etc. de tal manera que podríamos hablar de un fenómeno al que algunos denominan “Nuevo cine queer chileno”, en el que veremos que hay temas recurrentes.

En el 2012 descubrimos en San Sebastián Joven y Alocada, film de Marialy Rivas, retrato joven, provocador, fresco, de una joven de 17 años criada en el seno de una estricta familia evangelista y con ganas de explorar y experimentar en su sexualidad. Tiene un blog donde virtualmente se siente libre para dar rienda suelta a esa rebeldía interior. La película nace de un caso real de una chica, Camila Gutierrez, que escribía un blog cuyo nombre da título al film.  Coguionista de éste, tuvo problemas en la vida real con su propia familia al descubrir que la historia de la película estaba basada en su propia vida. Mejor guión en la sección World Cinema del Festival de Sundance consiguió el Premio Sebastiane en la edición del Festival de San Sebastián de 2013.

09

Elementos tales como una sociedad conservadora, la religión, el estar basado en un caso real, lo vemos también al año siguiente en La Pasión de Michelangelo (Esteban Larraín). Aquí se presenta la historia de Miguel Ángel, un adolescente un poco psicótico, afeminado en sus ademanes, que en un pequeño pueblo de Chile empieza a tener supuestas visiones de la Virgen, logrando reunir a multitud de feligreses y consiguiendo sospechosamente distraer la atención durante las primeras revueltas en contra de la dictadura de Augusto Pinochet. Un sacerdote mandado de la capital investiga la veracidad de estas apariciones. En el epílogo de la película, se explica que tras quedar en el olvido de la opinión pública, Miguel Ángel se cambió de sexo, se convirtió en líder de una secta religiosa y finalmente murió en el 2008.

En 2014 La Visita una mujer transexual (interpretado por la actriz Daniela Vega) vuelve a la casa donde se crió para el funeral de su padre. Lo que nadie espera, ni su propia madre, es que Felipe vuelva como Elena. Elena se tiene que enfrentar con el miedo a lo desconocido, al cambio,  que los demás reflejan con el silencio, no queriendo ver, no queriendo aceptar. La visita es una película sobre los ignorados, por conveniencia, por egoísmo, bien sea por temor o por ignorancia. La Visita, opera prima de Mauricio López Fernández, tiene sus orígenes en un corto que él mismo rodó en 2010, e interpretado por Paula Dinamarca, que también protagoniza a una actriz transgénero en la película Naomi Campbel, de la cual hablaremos posteriormente.

01LAVISITA_BAJA

El mundo oscuro de la religión es tratada por Pablo Larraín en El Club, Oso de Plata y premio del Jurado en Berlín en 2015. Obra atrevida que ahonda en las “cloacas” del cristianismo. Narra la historia de un conjunto de sacerdotes que son apartados por la jerarquía de la Iglesia chilena a una casa aislada en la costa con el objetivo de expiar y/o esconder pecados pasados. Estos “curitas”, como diría algún personaje en la película, son lobos con piel de cordero que soportan delitos que van desde la violencia física a la pedofilia y que la Iglesia no quiere que trascienda al ámbito legal para no manchar su propia imagen. Al igual que en La pasión de Michelangelo, será otro sacerdote el que se acerque a investigar, a controlar los propios desmanes que surgen de la Iglesia. Larraín con una estética oscura, negra, hace un retrato devastador de los personajes. Es una declaración de guerra hacia los abusos de lo tradicional y una crítica al moralismo de la sociedad chilena. Una vez más el cine chileno se acerca a su pasado para interrogarse sobre su presente.

El_club_Foto_película_8220

También en 2015 pudimos ver En la gama de los grises, del director Claudio Marcone. En ella Bruno, arquitecto de 35 años, con mujer e hijo, y con una vida acomodada,  empieza a cuestionarse su vida. En medio de esta crisis existencial, conoce a Fer, un profesor de Historia con el que comienza un romance. La propia ciudad de Santiago adquiere también protagonismo en el film.

02ENLAGAMADEGRISES_BAJA1

En ese mismo año Sebastián Silva nos presenta Nasty Baby (Guagua Chochina), con producción chilena y estadounidense. Está rodada en inglés y cuenta con un elenco americano, como Kristen Wig, y en el que también participa el mismo Sebastián Silva. Es la historia de una pareja gay que intenta tener un bebé con la ayuda de su amiga Polly, con la que forman una pequeña familia en Brooklyn. Al mismo tiempo se tienen que enfrentar a problemas inesperados en su vecindario. Esta película pasó por Sundance y Berlín, ganando en esta última el premio LGBT de esa edición.

El 27 de marzo de 2012, un día antes del preestreno de Joven y Alocada en Chile, murió el joven gay Daniel Zamudio, apaleado tras un violento ataque. Por primera vez la paliza a un homosexual se consideró de forma unánime un acto repudiable. Fue el detonante, en una sociedad conmocionada pero al mismo tiempo poco abierta a la diversidad LGBT, para la aprobación de una ley antidiscriminación en Chile, denominada “ley Zamudio”.

Cuatro años después, en 2016, coinciden dos películas que se inspiran libremente en estos hechos. Nos referimos a “Nunca vas a estar solo”, de Álex Anwandter , y “Jesús”, de Fernando Guzzoni.

Álex Anwandter, conocido por su trayectoria musical en su país, se estrenó como director y guionista. En Nunca vas a estar solo, Anwandter parte de esta agresión homofóbica para crear una ficción donde se centra en la figura del padre de la víctima, un sencillo administrador en una fábrica de maniquíes. Un padre que se interroga sobre la incomunicación con su hijo, la indiferencia ante su orientación sexual. Un padre que se enfrenta por primera vez a problemas con la misma sociedad violenta y neoliberal que le estaba discriminando a su hijo. Él ha cometido muchos errores, pero su hijo aún puede salvarse.

02_2NUNCA_VAS_A_

El director pudo conocer personalmente a Daniel Zamudio ya que éste era un gran admirador de su música. A través de esta historia Álex Anwandter pretende denunciar la discriminación que el colectivo LGBT sufre y podrá sufrir en un futuro.

Por otra parte, Jesús, del director Fernando Guzzoni, se inspira libremente en este caso, también centrándose en la relación de un padre y un hijo. Un padre que no comprende ni el look ni la forma de expresarse de su hijo que accidentalmente se vincula con otros jóvenes y matan a un chico gay.

El director se interesó por el mundo de los jóvenes asesinos, descubriendo un mundo desconocido e intrigante. No cree que fuera un crimen de odio, de buenos y malos. La víctima y los victimarios compartían espacios comunes. Un mundo paralelo que se desarrolla en el mismo centro de la urbe santiaguina. Una subcultura aparentemente invisible que se empapa del k-pop (pop coreano), llena de códigos propios y estética cosplay (vestirse como personajes animados).  Para Guzzoni este asesinato es un reflejo de una generación sin ideología, distanciada del mundo de los adultos, excluidos en un mundo económico desigual. El director refleja explícitamente la violencia de estos jóvenes y utiliza la religión como elemento alegórico redentor.

jesus_3

Rara, de la directora Pepa San Martín, ganó en 2016 el Premio Sebastiane Latino a la mejor película LGBT del año, así como a la mejor película de la sección de Horizontes Latinos de ese año. Es una película de mujeres hecha por mujeres.

La película que está narrada desde el punto de vista de una incipiente adolescente, que por miedo a un rechazo inexistente, desencadena una sucesión de hechos que desembocan en una situación desagradable en su familia, sobre todo para su madre y su novia. Habla de la homofobia interna que todos tenemos, de la vergüenza a sentirse “rara” en un sociedad aunque se encuentre dentro de un ámbito familiar normalizado. La historia está inspirada en un caso real, el de la jueza lesbiana Karen Atala, a quien la Justicia chilena arrebató la custodia de sus hijas por su orientación sexual. Atala llevó su lucha a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que finalmente tras bastantes años condenó a Chile. Según la directora en una entrevista: “la rara de la película es la sociedad,  que todavía no entiende la normalidad que se esconde en la cotidianidad de una pareja del mismo sexo”.

RARA GANADORA

En 2016, Nicolás Videla dirigió El Diablo es Magnífico. En 2014 codirigió con Camila José Donoso Naomi Campbel. Ambas películas comparten un sello común y particular dentro de la filmografía LGBT chilena de estos últimos años.

Naomi Campbel cuenta la historia de Yermén, una mujer humilde transgénero que trabaja como tarotista en un barrio periférico de Santiago. Yermén hace todo lo posible por cumplir su sueño, que es conseguir una operación de reasignación de sexo. Se encomienda a santas, e incluso se quiere apuntar a un reality show sobre cirugías plásticas. Es aquí donde conoce a una inmigrante colombiana llamada Naomi Campbel, personaje secundario pero que da título al film, con la que se ve reflejado en estos anhelos de cambio, de ser otra.

Film experimental, entre documental y ficción, que habla de transexualidad, de inmigración, de clases más humildes dentro de una sociedad de mercado.

El diablo es magnífico comparte elementos comunes. Es un trabajo límite entre realidad y ficción. En él, Manu, transexual radicado en París, ciudad a la que vino desde Chile hace años, ya no se siente tan libre y está pensando en la vuelta. Manu es andrógino, un ser libre que no quiere etiquetarse dentro de un género. Es un personaje excesivo, reflexivo, y aunque pueda resultar más frívolo que Yermén, ambas películas comparten mensaje.

La prueba que el cine LGBT chileno sigue con altas cotas de calidad se encuentra también en Una mujer fantástica, de Sebastián Lelio, con la que repite éxito después de “Gloria”. Aquí podemos ver a Daniela Vega, repitiendo papel protagonista después de La visita, interpretando a Daniela, una mujer transexual cuyo novio, acomodado y más maduro, muere mientras está con ella. A partir de ahí, se tiene que enfrentar con el recelo de los médicos, la sospecha de la policía y el rechazo y la violencia de la familia, hasta tal punto que le dificultan al máximo el acudir al entierro de su pareja. Una mujer fantástica comparte con Gloria la importancia de la música, como fondo, y como vía escape para la protagonista. Hay pasajes oníricos que nos recuerdan a lo mejor de Almodóvar, y sobre todo tanto Marina como Gloria, son dos mujeres que se tienen que enfrentar con las adversidades pero que saben luchar y resurgir de las cenizas. La podremos ver en la 65 edición del Festival de San Sebastián como merecedora del Premio Sebastiane Latino, a la mejor película LGBT latinoamericana del año, que por segundo año consecutivo recibe una producción chilena.

IMG_6195

 

El futuro del cine chileno llamémosle LGBT o Queer también está en directores que están despuntando, como lo demuestran los premios a los cortos de Ignacio Juricic, Locas Perdidas (Cannes 2015) o de Omar Zúñiga, San Cristobal (Berlinale 2015)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s