Nahuel Pérez Biscayart “cualquier ser de clase baja vulnerable corre el peligro de ser estigmatizado”

Nahuel Pérez Biscayart llega con su sonrisa y su energía. Es el protagonista de 120 beats per minute. La película más activista del festival. Trayéndonos la historia de Sean, un activista del grupo Act-up, un grupo que revolucionó la lucha contra el SIDA en Francia.

¿Conocías Act-Up?

No, no conocía nada, me entero de la existencia de Act-up (que sigue existiendo en París y en otras partes del mundo) gracias al proyecto de (Robin) Campillo. Sí que recuerdo haber  visto en alguna ocasión el triángulo rosa, pero no es hasta que leo el guion que me entero de la existencia de esta asociación. A raíz del filme es cuando empiezo a investigar sobre la misma.

IMG_7624

Y casi treinta años más tarde nos encontramos un repunte en las infecciones de VIH, el enunciado es más actual que nunca.

Toca muchos puntos, está el tema del VIH-SIDA, de la estigmatización, de la gente  y de esta ausencia de grupos políticos que puedan poner en la arena las injusticias en las que vivimos. Que exceden por mucho la temática de la película. La estigmatización de diferentes grupos vulnerables sigue vigente hoy. Desde las mujeres, grupos con VIH-SIDA…en general cualquier ser de clase baja vulnerable corre el peligro de ser estigmatizado.

 120 bps parece decir los gays son promiscuos, sí, pero aman más allá de las convenciones y lo hacen hasta el final.

Me parece que es un hallazgo de la película, no es moralista, no juzga a sus personajes, no hace propaganda. Simplemente nos abre una ventana a este grupo que es muy heterogéneo en donde todas las variables son posibles. No glorifica una generación sino que la muestra con todas sus contradicciones, dolor, ira… pero sin ningún momento caer en el moralismo.

¿Y cómo es Sean tu personaje?

La descripción del  personaje es mejor que la hagan ustedes, yo soy actor, no escritor.  Pero me quedo con eso que dices, es el que lleva la acción. Sean cae en la enfermedad y tiene que hacerle frente. La película bascula entre esos dos mundo.

Por un lado la parte colectiva y política. Por  potro  cuando la enfermedad se apodera de ti. Ya sabes que no hay posibilidad de vida, que es un camino hacia la muerte y tienes que enfrentarla en la soledad de tu hogar.  Así que él decide partir de manera voluntaria para no vivir el  deterioro final.

Podríamos decir que es un personaje que convierte su dolor y su mala salud en una fuerza para intentar revertir esa muerte inminente.

IMG_7626

Pero Sean lejos de esconderse o refugiarse se muestra ante todos como es enfermo y vulnerable.

Claro, porque la enfermedad es para él un arma política. Hace de su feminidad un arma arrojadiza. Da visibilización a un rol tan mal visto dentro de la propia comunidad gay como puede ser  la loca, la pasiva, etc

¿En qué momento se cambian los orígenes del protagonista?

Es una decisión táctica, yo tengo un poco de acento y para que no fuera muy chirriante decidimos que el padre de Sean fuera latino

¿Y la gente? ¿Cómo es la acogida en las salas?

Ha sido espectacular, cada día una sorpresa más grande. Pensábamos que era una película que iba a funcionar en un determinado sector del público que tuviera algo que ver con el tema. Y la verdad es que la gente que pudiese tener una relación directa con lo que contamos es la que menos se nos acerca. Imagino que es porque tiene que ser muy fuerte y removerte muchas cosas si has vivido esta parte de la historia.

Lo que más me sorprende son los adolescentes. Niñas y niños de once a quince años que se ven la película cinco veces. Que disfrutan mucho de las escenas de sexo entre hombres. Y eso me encanta, que las chicas también disfruten con escenas de hombres que se acuestan entre ellos.

120-battements-par-minute-furyosa-810x300

El sexo está muy presente, es un sexo explícito fuera de plano, pero no es sórdido, humaniza aún más a los personajes…

Eso es uno de los puntos fuertes del film, todo un halago. El sexo se convierte en un acto de  amor y vida. La primera escena sexual es en donde los dos personajes se abren y se descubren el uno al otro. Y en la última Sean es seguro que es la última vez que vaya a tener placer sexual en su vida, con la carga emocional que eso implica.

¿Cómo se graban las escenas asamblearias?

Todas esas escenas las hicimos en una sola semana, nos encerramos en esa especie de cerebro blanco en donde este colectivo se  descubre, se pelea, se reinventa. Vivimos la experiencia de una manera muy física, muy intensa,  a dos y tres cámaras. Nunca podías saber si el plano estaba sobre ti o sobre el conjunto. Eso creó una especie de electricidad que no es posible cuando tú ya sabes todos tus planos y donde mirar.

Robin filma muy rápido. Cuando llegamos al set aunque las luces no estén preparadas Campillo empieza a grabar y va corrigiendo la luz según pasan las tomas. Eso mantiene una especie de ligereza en el rodaje que no te permite sentir esa gravedad de la acción, de la claqueta.

El lugar mismo hizo que se emparejaran el actor y el militante. El militante que intenta sobrevivir alzando la voz por encima de los otros, y el actor que intenta sobrevivir a esa experiencia.

¿Por qué debemos ir a ver 120 beats per minute?

Buff la película ya va a convencerles por sí misma, ya desde el tráiler. Si alguien quiere ser sorprendido y que le agarren por el lugar menos pensado ésta es su película. Es un film que más que respuestas te va a generar preguntas. Ojalá cambie incluso maneras de ver las cosas. Puede llegar a lugares muy profundo. Seas del colectivo LGTB o no, tengas VIH o no, quítense los prejuicios y vengan a ver 120 bpm. No hay nada peor que los prejuicios. Además es un film necesario. Hemos llegado a un tiempo en el que hacerse pruebas de VIH, protegerse han bajado mucho en la escala de nuestra percepción del riesgo. Con el enunciado de “de SIDA ya no te mueres” parece que el peligro ha desaparecido y no. Tómate tú ese cocktail medicinal todas las noches, no es ninguna panacea. Si sirve para que nos concienciemos de volver a hacernos análisis y demás bienvenido sea.

Texto: Lander Bergés

Fotografía:  Haritz Dendategui

Entrevista Encuentros Zabaltegi – 65 Festival de San Sebastián:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s