2018

Marilyn o la opresión trans-rural

Marilyn  dirigida por Martín Rodriguez es una producción chileno argentina.

Marcos es un adolescente trans-rural cuya familia, de un gran pobreza, está sometida a un sistema de vasallaje pseudofeudal dentro del cual intentan sobrevivir. Tres grandes bloques de presión son los que soporta el protagonista de Marilyn (nombre ofensivo que le ponen sus acosadores).

El primero es el de Facundo, hijo de papá, de la clase acomodada, dueños de todo lo que la familia de Marcos tiene. Su odio puede haberse disparado por un rechazo a su hombría en unas fiestas del pueblo pero lo que late es la explotación salvaje de los que tienen todo sobre los que no tienen nada.

Todo es del rico, hasta los cuerpos de sus subalternos. Una clase social cruel y despiadada que no tiembla en echar a la calle a la viuda y a los dos hijos del capataz muerto y sustituirlos por otros que le sirvan mejor. Recordándonos tristemente “Los Santos Inocentes” de Mario Camus.

El segundo bloque de presión es su familia. Saben perfectamente que los pobres no tienen ningún derecho y el único medio eficaz de autodefensa es obedecer, callar sumisamente y no llamar la atención. Sólo la ligera evasión de la risa que produce un programa televisivo los consuela en los momentos más trágicos.

Un pobre no puede resaltar por encima de su patrón. No puede reivindicar ni siquiera su cuerpo. El padre intenta protegerle mandándolo a estudiar fuera y evitándole los trabajos mas penosos pero su muerte trastoca el leve equilibrio de la familia.

La madre aunque le permite en privado ayudarle cogiendo los bajos de los vestidos y tiñéndole el pelo, obliga a que Marcos adopte en público una postura camaleónica de autodefensa. Pero Marcos es joven, quiere vivir su identidad y la alternativa que le ofrece su madre tiene un precio (autoanularse) que no está dispuesto a pagar y busca resquicios por los que respirar.

El tercer bloque de presión, el más duro, es el de la clase acomodada cultivada, creída de sí misma, a la que pertenece su nuevo amigo que le ofrece su paraíso pero que no comprende las presiones a las que la pobreza le somete, creyendo que todo es fácil para todos, analizando la vida según sus baremos y despreciando a todo aquel que no está a su altura sin analizar que la extrema pobreza muchas veces te hace tomar decisiones que no son las más adecuadas. Pagado de sí mismo, fuera del armario, aceptado por su familia acomodada no duda en abandonar a Marcos sin compasión en un desgarro sentimental. Estos nos enamoran y acudimos como polillas a su fuego. Un fuego que nos destruye. Película muy interesante al introducir la opresión de las clases sociales en el mundo rural de un adolescente trans-rural.

 

Anuncios