2018

No importa lo que seas, el reflejo es más importante que la imagen. Ana Ivanova

Entrevista a dos de las protagonistas de Las  herederas, Ana Ivanova y Margarita Irún, presentes en el 66 Festival de San Sebastián.

IMG_1011

Muy buenos días y bien venidas a San Sebastián 

A: Muy felices de estar acá en la ciudad y sobre todo de participar en el festival en horizontes latinos, para nosotros es muy importante estar representando a nuestro país y sobre todo de recibir el Sebastiane latino. Eso es llegar con…

M:…Una estrellita. 

A: Eso, para nosotros que venimos de una sociedad sumamente conservadora es… todo un lujo

Las herederas es una película tsunami; que empieza como una ola pequeñita y acaba inundándolo todo. ¿Cómo os ha cambiado a vosotras la vida?¿Cómo ha  sido vuestra experiencia con la película? Porque yo creo que nadie se esperaba que esto creciera de esta manera. 

A: Sí porque se hizo a escala humana…. 

M: La empezamos haciendo con mucho amor porque nunca fue nuestra meta alcanzar todos estos premios pero después de Berlín, de esa vidriera en la berlinale, intuimos que la cosa ya se nos venía un poco…

Y después sí, ya la luz fue increíble y sigue siendo increíble. Y ahora estamos aquí, en San Sebastián este es un lugar que yo amo sobre todas las cosas, San Sebastián. Para mí es un placer volver a recibir un premio que significa romper con eso que dice Ana, las ataduras en Paraguay. Las cosas han cambiado, ya no es como antes, pero todavía tenemos ese contraste. Tenemos que abrir la mente a la diversidad. Pero todavía están, esos criterios de género… 

42204806_1957652607629726_6285977417026633728_n

Margarita Irún con el Premio Sebastiane

En eso iba a entrar un poco más tarde pero bueno, ya que empezamos así de duro, yo sigo con el asunto. Aquí nos llegó lo que pasó en el parlamento cuando presentaron Las herederas. Ver como medio parlamento se levanta y se va cuando vais a celebrar el triunfo de la película en la Berlinale debe ser duro.

A: Lo hicieron en pleno ejercicio de sus labores, porque fue en su lugar de trabajo (el parlamento), en ejercicio de su trabajo, no fue en el supermercado, fue en un momento que ellos estaban en su lugar de trabajo… fue lo que nos impactó fuerte. 

42262272_1957652564296397_3501727471114387456_n

Ana Ivanova con el Premio Sebastiane

Una película paraguaya, porque, no nos vamos a engañar, no tenemos suficiente filmografía paraguaya premiada en el mundo como para despreciar una perlita como ésta. Y que cuando les toca algo tan mágico como Las herederas, no hagan su trabajo… tiene que doler mucho. 

M: Duele muchísimo, pero salimos muy pronto de todo ese momento, teníamos que hacerlo de hecho. Era mucho más el amor y afecto que estábamos recibiendo de nuestra gente, nuestro público y también fuera del país. Fue increíble, empezando por Alemania. Nosotros hoy estamos disfrutando de todo eso. Pero para mí no fue sorprendente porque viniendo de la persona de la que vino se espera cualquier cosa. No fue raro para mí, la conozco, y sé cómo podría reaccionar y lo hizo, pensaba golpearnos pero no lo hizo.  

A: Yo lo que creo, más que nada,  es que somos una sociedad diversa, es un mundo diverso.  Uno puede disentir no tenemos que pensar igual, el problema es la forma de cómo se realiza ese disenso.

Una persona en ejercicio de su labor pública, en el lugar de representación de todos los paraguayos… no era ni el lugar, ni la forma para expresar su derecho a disentir. Porque el derecho a disentir está clarísimo y nosotros entendemos que la película no tiene que gustar a todo el mundo.

Lo que está reflejando es una sociedad diversa, no intenta representar a toda la sociedad sino intenta mostrar un aspecto para que aprendamos a mirarlo diferente y ofrecernos una manera de intentarlo, de ofrecer lo que le falta a nuestra sociedad. Yo hablo de la sociedad paraguaya porque es en la que vivo. Trabajé en obras de teatro lgbti, he trabajado con mujeres trans y he estado en la calle con ellas después de los ensayos y veo las miradas de la sociedad sobre esos seres humanos. Nosotros no tenemos todavía una ley básica contra toda forma de discriminación: a nivel social, político y de derechos humanos, tenemos muchísimo que hacer. 

M: Todavía falta. 

A: Para nosotras esta película dentro de nuestra sociedad sabemos lo que implica. Porque una sociedad conservadora tiene como miedo y responde desde la agresión, es un lugar, como dice  Margarita, esperado y lo sabíamos, amamos lo que hacemos y estamos orgullosas del cine que hacemos.  

Las herederas es muy sutil con el tema lésbico… De hecho, la mayor torta de Las Herederas no viene del tema LGTBI sino que viene del tema económico y de crisis social. 

M: Se visibiliza el país. Nosotros traemos una mochila muy grande de todo lo que se ha vivido en Paraguay. Se vivió mucha represión debido a una dictadura de 30 años y hay todavía gente que vive atada a eso que se ha vivido y de ahí viene esa falta de comprensión y de respeto que se vio con esta película 

A: Antes de ver la película ya la atacaban. ¡Sin verla! Solo por el tema tratado. Nosotros les invitábamos  “Vayan a ver una película que habla del amor” pero ellos prefirieron el odio. Trasladaban su odio a la película. Así que todo esto que se produce en el congreso ya se produce antes de su estreno en Paraguay. 

Pero a la vez como dice Marga hubo un sector que estaba ansioso por verla y tuvimos el apoyo de un montón de gente. 

IMG_0954

Al final ese odio es algo que hemos vividos en la comunidad LGTB o con el inmigrante…con el diferente.

Ana: El odio aparece con la intolerancia, no aceptamos que existen cosas diferentes. 

Tu personaje, Angy, representa el deseo. El deseo por la que Chela empieza a liberarse. Empieza a entender que tiene que mover ficha ¿Es el deseo una entrada hacia la libertad? 

A: Sí, sin duda que el deseo es una entrada a la libertad. Hay un hambre que tiene que venir. Angy es un poco el factor al caos. Chela está estable en su relación con Chiquita, en su jaula de oro. Chiquita es libre y le maneja y aparece Angy  que se le ofrece…. yo creo, en mi imaginación, que ella le elige a  Angy. Hay una escena en el karaoke, en el cumpleaños de las amigas, en el que hay muchas chicas pero ella no se fija en nadie, ella está en su capsula. De repente aparece Angy y todo cambia, es una cosa difusa en el fondo, pero ella le elige.

Es una agente del caos, cuando aparece Angy ya se sabe que la historia va a cambiar, no se sabe cómo, pero ya no va a ser la misma ni Chela, ni la historia. Representar un personaje así es súper valioso, representar el deseo de libertad, representar la motivación, las ganas. Hay gente que aparece en la vida que uno dice “por ahí me quiero ir” atraen como es ese portal que uno quiere atravesar, una situación, una canción, una música… y en estos momentos le toca a Angy.

Ella es la única que no habla del resto, ella solo habla de sí misma y el resto está en el chisme, que es una cosa muy de nuestra sociedad. Es una mujer rota, una superviviente y una mujer que está en su clase social. Todas las mujeres tratan de permanecer en su estatus quo; Ella no tiene auto pero la tienen que llevar, Chela no tiene dinero pero tiene que tener una chica.

Es el eterno tema de la máscara social, el simbolismo de aparentar a cualquier coste. No importa lo que seas, es más importante la apariencia. El reflejo es más importante que la imagen. Lo cual es algo muy de la clase conservadora…, no se dice,  no se cuenta.

IMG_1029

El caos que organiza Angy me parece fabuloso, cada vez que aparece por pantalla todos decimos “mirala, que magnificencia” y en cambio el caso de Chiquita es muy distinto.  

M: Chiquita es el poder, en ella está condensado todo el poder. El peso de la mochila al que hacía referencia antes se visibiliza en la película muy fuertemente porque está llena de símbolos. Está llena de metáforas y Chiquita es eso, el dominio sobre el otro. El poder se adhiere a ella y es la jefa. 

Ana: Mira que hay gente enamorada de Chiqita, hay gente que alucina con el personaje de Chiquita.  

M: Chiquita es fuerte y a veces  en silencio domina a la otra, la otra hace todo lo que Chiquita ordena. Ella maneja a la empleada. Chiquita maneja a los hombres que iban a encerrarla con candados. Hay una escena que no sale en la que es muy fuerte y es una cosa que nosotras sentimos como actrices, una sensación terrible por el hecho de querer cerrar con cadenas la puerta de entrada denota ese poder detrás del otro.

Chiquita no espera que Chela se libere porque al regresar a la casa vuelve a aposentarse en ella y a dominar completamente: “¿qué pasó acá?” Pero la otra ya estaba elucubrando otro mundo, saliendo. Y por eso es tan fuerte este final, yo no esperaba ese portón abierto a la esperanza. Ella toma el vehículo; un elemento increíblemente simbólico en la película. El instrumento de la libertad de  Chela y ella quiere venderlo, lo pone a la venta. 

IMG_0973

Gracias a la película hemos conocido la asociación Aireana. Y de hecho nos vienen a visitar esta semana. Nos han hablado de la situación de las cárceles de mujeres en Paraguay. ¿Vosotras conocíais esta realidad? 

A: Yo había trabajado antes en cárceles pero no como en la película. 

M: sí, nosotras rodamos dentro, en la cárcel misma, con las las chicas de Aireana. Fue increíble, nosotras trabajamos antes con ellas y dos coaches de teatro. No todas salen en la película, algunas se involucraron más, era un proyecto voluntario y venían las que estaban dispuestas. Ellas eran las que trabajaban después con Marcelo y con nosotras. Pero todo lo que se ve fue pura improvisación. Generalente se maneja mejor esta clase de gente en la ficción si se le dan pautas y ellas entonces proceden. Pero no querían trabajar así. Querían hablar sobre sus propios karmas y mundos, salían cosas tan tremendas que yo llegaba a mi casa destrozada. Ellas hablaban y armaban su película con todo lo que estaban  viviendo. De hecho hay un personaje que cuenta por qué razón, y cómo hizo lo que hizo.

A: Yo trabajé antes, 9 meses, en un taller de dramaturgia e íbamos a hacer interacciones con las internas del presidio del Buen Pastor. Eso que dice Margarita es real, quieren contar su historia y hablar sobre su vida privada. Si habéis hablado con las chicas de AIREANA les habrán explicado que las mujeres lesbianas internas en el Buen Pastor no tienen derechos a visitas. Es muy duro. Allí trabajamos en una cosita muy chica, el amor en tiempos de cárcel, un radio teatro (porque ellas tenían una radio ahí dentro) en Radio Diva y ellas sacaron adelante los programas, tenían esa libertad, de traspasar las barreras con las ondas.  

M: Cuando tuvimos la alfombra roja en Paraguay nos pusimos a manifestarnos con pancarta. Por eso es que los grupos pro familia tradicional nos atacan. Esas son las cosas que se nos quedaron pegadas de la dictadura.  

Muchas gracias por vuestro tiempo y por habernos regalado esta joyita que espero que cambie, aunque sea un poco, la vida de muchas personas.

Lander Berges y Blanca Ortega

Fotos Aritz Dendategui

Anuncios