2018

MARILYN: “He querido hacer una película sobre una persona a la que se le niega ser, se le niega su identidad”

Martín Rodríguez Redondo, director de ¨Marilyn”.

MARILYN CANDIDATAS 2018

Marilyn está basada en hechos reales, ocurridos en Argentina en 2009, cuando el entonces Marcelo Bernasconimato a su madre y a su hermano en su casa y  aislados de todo el mudo. ¿Has ficcionado mucho o has sido fiel a lo que realmente sucedió?

La base del guion es el relato de la propia Marilyn, escrito en su diario íntimo titulado ¨El sufrimiento por no ser igual¨, son diez páginas. Es la subjetividad de Marilyn. Yo no sé si todos los hechos que ella relata sucedieron o no, quiero pensar que sí. A partir de ahí yo realicé algunos cambios en la película, no todo es igual, hay cosas que están bajadas de intensidad y otras que están subidas. Está basada en hechos reales, pero creo que fui fiel a la subjetividad de Marilyn. Dicho desde otro lugar, ella vio la película y la percibió como un documental sobre su vida. Ella se siente identificada con la historia.

Tengo entendido que las escenas del carnaval fueron rodadas en el mismo pueblo donde se desarrolló la historia que narras en la película. Aún la película no ha sido estrenada en Argentina ¿Qué es lo que va a suceder? Tiene que impactar mucho conocer a la gente que habita allí donde sucedió todo y ver su reacción.

Ya hemos recibido algunos correos de gente del pueblo que nos pregunta si la historia de la película es la historia de Marcelo. Ya ahí tengo que corregirles y decirles que no, que es la historia de Marilyn. Ves ya partimos de esta primera violencia. No hay respeto a su identidad de género. La siguen viendo como el puto varón que mató a su familia. Esto sucede en un entorno aislado, rural y en un tiempo. Ahora eso ha empezado a cambiar, ella está muy acompañada por otra gente del pueblo. Ella tiene un Facebook y tiene muchos seguidores de Oliden que entienden su historia y la apoyan con lo que sucedió. Pero también hay un entorno que no quiere saber nada de ella y no quieren que vuelva al pueblo.

Ella creo que no es consciente de todo esto, de esta violencia que genera o al menos siente que no hace referencia a ella.

En cuanto al Carnaval en ese pueblo, cuando en 2010 fui a conocer el entorno y la fiesta, una cosa que me impresionó mucho fue el trato hacia el colectivo de trans y  gay. Ellos sienten que en el Carnaval es el único momento del año en que se les permite ser como quieren ser. Esos dos días está todo bien. Está todo aceptado, pero al día siguiente vuelve la realidad, vuelven las bromas, los insultos. Pero lo que en realidad yo percibí fue una aceptación mentirosa, se sacan fotos con las trans, se ríen, es como parte de un show. Ese friquismo y esa burla me molestaron bastante. Incluso el animador de la fiesta hacía discurso muy machista hablando de las trans y siempre burlándose, incluso bromeaban con la sexualidad de las niñas menores de edad. Me interesaba captar esta realidad que sucede ahí.

IMG_1503

Walter Rodríguez, el actor protagonista se define a sí mismo como representante del género fluido, no binario.

Sí, actualmente se define así. Obviamente cuando hizo el casting y protagonizó la película aún no lo decía con esta libertad, pero desde un principio capté que se manejaba con muchísima libertad entre los dos géneros. Tiene un vínculo muy fuerte con su madre. La madre le cose los vestidos, le hizo la ropa que llevó al Festival de Berlín. Lo que sí vi desde un principio es que había una verdad en él que me interesaba retratar y por eso me decidí por él en el proceso de casting.

¿Dónde vive Walter?

Vive en el Gran Buenos Aires, en las afueras de Buenos Aires pero en un entorno urbano, nada que ver con el ambiente donde creció Marilyn. Nada de campo, nunca había disparado un arma…

Me llama la atención la sequedad en la actuación de todos los actores, supongo que es algo buscado.

Sí, me gusta ese tono de actuación, me gustan las películas con un tono seco, cortante. Aquí la historia ya es lo suficientemente trágica como para necesitar remarcarlo. Utilizo un tono más neutro porque la violencia pasa por dentro de Marilyn, la violencia que va sufriendo genera una implosión. No hace falta estar todo el tiempo expresando y manifestando esta violencia. El final sorprende por esto, es algo que se va cocinando dentro de ella. Pero esta manera de tratarse en las familias es algo que percibí en la gente del campo, en su manera de relacionarse, una forma seca donde las emociones apenas se manifiestan. También quise ser fiel a esto.

IMG_1500

Me gusta mucho la manera como tratas la luz en la película. Fíjate que la historia es oscura. Lo fácil quizás hubiese sido tirar por esa sordidez. Sin embargo tu película es luminosa desde el principio hasta el final, los colores del Carnaval, incluso en la escena final. Eso me encanta porque si una película consigue inquietarte incluso a plena luz del día, es porque hay algo dentro que se está haciendo bien, no se va al recurso fácil. Tu película está de actualidad. He leído que recientemente, en Brasil, Argentina, Chile… han sucedido varios casos similares de ataques hacia sus entornos familiares por parte de personas trans, gays.

El proceso de la película me llevó bastante tiempo y me daba miedo que al finalizar la película el tema ya no fuera actualidad. ¿Qué actualidad va a  tener algo que sucedió en 2010? Pero la situación no ha cambiado demasiado, a pesar de los avances que se han logrado en materia legal con la Ley de identidad de género, el matrimonio igualitario… pero estos hechos siguen sucediendo. En Chile, Argentina, Brasil… la expectativa de vida de las personas trans es de 35 años de media, no hay cupo laboral, no tienen asistencia social, viven una situación muy violenta y frágil.

Al final en tu película la violencia final es la menor de las violencias, lo más violento lo vamos viendo a lo largo de la película en las negaciones constantes de identidad y cuando niegan tu identidad sólo hay dos salidas, o la invisibilidad como individuo a nivel social o como ocurre en este caso te conviertes en una bestia, en un monstruo.

Para mí está bueno eso que dices porque yo nunca quise hacer una película sobre la identidad sexual, sino una película sobre una persona a la que se le niega ser, se le niega su identidad, es algo mucho más amplio, mucho más violento.

 

Anuncios