ANITA ROCHA DA SILVEIRA HABLA DE MEDUSA

ANITA ROCHA DA SILVEIRA: EN MEDUSA EL PROTAGONISMO ES DE LAS CHICAS Y LOS CHICOS DEBÍAN SER SECUNDARIOS.

Entrevista: Nicolás Subirán

Hablamos con la directora del 9 Premio Sebastiane Latino, que premia la mejor producción latina LGTBI.

Anita rocha da Silveira
Anita Rocha da Silveira

El mito griego de Medusa habla de cómo la diosa Atenea castiga a una mujer y le quita su belleza. ¿por que eliges este mito? ¿qué es lo que te lleva a él?

Mi punto de partida es una noticia de prensa, que luego vi que se repetía. Chicas que se juntan para pegar a otra chica. En todos los casos era porque la consideraban promiscua, o un putón por cómo posaba en redes sociales… de alguna manera siempre cuestiones relacionadas con su sexualidad.

Y me vino a la cabeza el mito de Medusa que para mi es el castigo a una mujer, una sacerdotisa, por la pérdida de su virginidad. Al perder su belleza ella se refugia en una cueva y los hombres la persiguen para matarla.

Al final cientos de años después estamos en lo mismo. Hay un machismo estructural que obliga a la mujer a controlarse más que los hombres. Ese machismo introyectado en nosotras nos dice que debemos tener cuidado en cómo presentamos nuestras sexualidad, controlar lo qué dices, con qué volumen lo dices, cómo te sientas, cómo te presentas… y al final unas mujeres acabamos ejerciendo el control y la vigilancia sobre las otras.

En tu primer largometraje, Mate-me Por Favor, sigues a un grupo de chicas adolescentes y las confrontas a la violencia. En Medusa alguna actriz repite pero ahora ya son mujeres jóvenes. Parecería que las vas acompañando en la construcción como mujeres y esos mandatos de género de los que hablas

¿Crees que el machismo les obliga a un mayor grado de reflexión política para construirse como mujeres? ¿o no necesariamente?

¿Nos puedes hablar del tratamiento de los personajes masculino?

En Medusa el protagonismo es de las chicas y los chicos debían ser secundarios.

Empezando por lo que preguntas de ellas, Mari Oliveira participó en Mate-me Por Favor y su casting con 15 años fue el mejor que he visto en mucho tiempo. Se veía que era alguien con mucho talento. Las 4 actrices de esa película eran muy buenas y empiezan a desarrollar una carrera, alguna en las telenovelas. Mari por ser negra lo ha tenido más dificil por eso la he querido tener en Medusa para poder mostrar ese talento.

Mari Oliveira

Los chicos son secundarios, los vigilantes funcionan como un solo cuerpo, como un cuerpo de baile de hombres jóvenes. Están inspirados en una iglesia muy conocida en Brasil que creo un ejército de hombres jóvenes. Es un cuerpo autosuficiente que encuentran todo lo que necesitan en el compañerismo del grupo, Ven a las mujeres como algo secundario y que sólo buscan para casarse y que les den hijos.

El resto de los personajes masculinos no están desarrollados salvo el enfermero y el pastor. En este caso es un actor de telenovela muy conocido, Thiago Fragoso, que siempre hace de galán porque es blanco y rubio. Ël es muy majo y creamos un personaje que dice cosas muy convincentes pero que si te paras a escucharlas son terribles.

Pero como alguien que ha crecido con el cine de los 80 y 90 donde los protagonistas eran los chicos y las chicas eran sus novias o sus madres decidí hacer una película donde ese rol de comparsa estuvieran los papeles masculinos.

En Medusa las mascaras son muy importantes. Las hay blancas, de animales, las del maquillaje…y se usan de noche o en las redes sociales. Junto al mundo exterior / virtual está el cerrado de un hospital de enfermos en coma donde sus cuidadores asumen sus cuerpos y su sensualidad a cara descubierta en medio del silencio de estos enfermos.

¿Qué intentas al contraponer esos dos mundos?

La parte del templo es la más inspirada en la realidad. Nos documentamos mucho con el tema de las iglesias porque queríamos ser fieles. Acudimos a muchos cultos, los vimos online y los discursos del pastor se inspiran en una iglesia muy conocida de Brasil. Visitamos mucho Youtube que empieza a estar copado por youtubers e influencers evangélicos y de extrema derecha que generan contenidos muy potentes y bellos a la vez. En Brasil y en el resto del mundo. Todo lo que no es el mundo del hospital tienen un punto de conexión con algo de la realidad brasileña.

El mundo del hospital se construye como el de la fantasía por contraposición al resto. Porque cuando empecé a desarrollar la idea coincidió con el proceso de destitución de Dilma Rousseff y cuando terminé de escribir llegaba Bolsonaro. Y sentí que mis amigos y yo estábamos como anestesiados, en coma, sin saber cómo reaccionar o sin fuerzas para ello. El Hospital es el contrapunto a la realidad y representa a la sociedad brasileña adormecida o atontada por las redes ante la llegada al poder de la extrema derecha. A la vez la enfermera jefe y los otros enfermeros están a gusto con sus cuerpos y su sexualidad. Y van a participar en una fiesta con máscaras de animales. De alguna manera hice aparecer otros mitos como los centauros o los minotauros porque con ellos la mitología griega nos cuenta que los diferentes o disidentes son puesto al margen de la sociedad.

Medusa en la Quinzaine des réalisateurs de Cannes

Mezclas muchos géneros, el horror, la ciencia ficción, el musical… Saturas verdes o rojos. El horror en tu película es cosa de chicas, el musical describe el integrismo religioso…

¿Usar la Biblia como arma machista y homófoba sólo admite el musical para hacerlo?

¿Cómo surgieron los otros géneros?

Me gusta mucho mezclar géneros. Lo hice en mi anterior película. Pero cuando intentas conseguir financiación esto supone una dificultad. Te aconsejan ir por un género principal pero yo contesto que mi intención es precisamente mezclar géneros. Luego si para ir a un festival clasifican a mi película como de Horror no me importa. Porque más terrorífica que la desfiguración de Melisa es la parte del Musical. Frente a la violencia de la chicas el discurso de las iglesias. Elegí el musical porque ahora hay muchos cantantes pop evangélicos y las iglesias usan letras y melodías pegadizas que se quedan con la gente. Pero si realmente escuchas el discurso que llevan dan terror.

Pero también era muy importante hacer aparecer el humor en ese mezcla. Aunque ahora parece que Brasil mejora venimos del 2013, del impeachment de 2016, de Bolsonaro… y era necesario hacer reir para no enloquecer. El humor para sobrevivir pero también para cumplir su n de ayudarnos a reflexionar e incomodarnos.

Medusa recuerda al cine y la televisión de los setenta. Mezclas géneros pero también tomas unas decisiones técnicas y adoptas unos lenguajes cinematográficos muy concretos

¿Qué buscas con ello? ¿Cuáles son tus referentes y por qué los eliges?

Yo soy una chica de videoclub, de los videoclubs de los 90. Con 9 años conseguí ver Terciopelo Azul porque dije que era un encargo de mi padre que me esperaba en el coche. David Lynch siempre ha sido para mi un descubrimiento. Pero en esta película también quería homenajear al cine de los setentas y los ochentas. A Dario Argento con Suspiria por ejemplo. Pero como en Brasil los presupuestos marcan tiempos de rodajes muy cortos yo llevo todas las decisiones técnicas muy pensadas y medidas para cuando llego al set. Decidí usar los colores desde el set y no en posproducción como en mi política anterior. Soñé con el verde como color de la naturaleza o de las serpientes del pelo de la Medusa. Pero me decían que era un color complicado, buscamos un verde azulado y amarillento. Y luego llegamos al rojo porque es el complementario y el color de la vida y la sangre.

Técnicamente me decidí por la lente anomórfica. Para mi director de fotografía y para mi eran una novedad y encareció el proyecto (En Brasil hay poca disponibilidad) pero además de homenajear a ese cine de los sententa le proporciona a la película distancia focal y el punto retorcido afín al cine fantástico.

Bajo los adoquines, la arena de la playa” decía mayo del 68. “Bajo el maquillaje está toda la mierda de la violencia contra las mujeres” pareces decir tú en una escena que nos desvela en toda su crudeza la realidad del maltrato a las mujeres (¿única concesión al realismo?)

¿Por qué conviertes de repente a la “mala de la película” en el personaje más vulnerable?

En mis otras películas los mundos que describo no me son ajenos. Aquí si, quería escribir sobre chicas que crecen en un mundo de ultraderecha. Y para este personaje de Michele en concreto parto de alguien real. De una influencer youtuber de ultraderechas muy famosa que tenía un discurso que invitaba a las chicas a ser sumisas. Tras unos años ella hizo público una historia de abusos. Y tras ser acogida por otras mujeres varío su discurso en 380 grados y hoy tiene una postura de izquierdas muy convincente.

En concreto este personaje tiene una relación tóxica con el de Mariana, de abuso. Pero tras esa agresividad y necesidad de control queríamos que también hubiera humanidad. Que esa “mala de la película”con su agresividad y su necesidad de control igual estuviera dando una salida violenta al abuso que ha recibido en su familia o de su novio. Hasta la mitad de la película trabajamos con las actrices para que sus personajes estuvieran actuando: frases cortas, controlando todo, actuando pero siempre apunto de explotar… Quizás por eso este personaje explota de manera más brutal , por otro lado,su necesidad de controlar al personaje de Mariana también puede surgir de la negación de un deseo que aparece con ella y que actuará de detonante final.

Bruna Linzmeyer en Cannes

Clarisa es un personaje que al principio parece que va a ser el principal pero luego simplemente es la chica que llega del pueblo y contempla y participa con nosotras en la acción. ¿qué querías contar con ella?

Clarisa resume la experiencia de alguien que llega a una ciudad nueva y no tiene grupo de amigos y siente el contexto nuevo como hostil. En este contexto los evangélicos han sabido crear grupos muy acogedores que ni el estado ni la iglesia católica consiguen. No tiene tiempo para encontrar amigas pero ya hay un grupo creado con chicas como ella donde integrarse. Pero a la vez describe la confusión de los 14 años. Se siente bien siendo del grupo pero sus normas chocan con sus deseos y , Mariana aveces tiene miedo. En Brasil sucede mucho que al integrarse la gente en estos grupos se les invite a “no confiar en las personas del mundo”.

Eres una directora, y como premio LGTBI nos molesta hacer esta pregunta, pero siempre te van a hacer una en relación a que seas una mujer que dirige películas.

¿Cómo crees que debe cambiar la producción y la distribución en Brasil y el mundo para que el sexo del director ya no importe?

Paridad en todos los escalones, desde el principio desde los comités que deciden sobre los fondos para guiones o producción. Paridad entre hombres y mujeres, que haya diversidad racial y sexual pero también orígenes diversos. A la vez aplicarlo a la configuración de los equipos de rodaje (los directores chicos pueden colocar jefas de equipo, por ejemplo) y los comités de selección de los festivales. En la Quinzaine de réalisateurs de Cannes, donde ha estado mi película, había mayoría de mujeres en el comité de selección y eso se ha notado. Si se contabiliza el número de directoras en un Festival de Cine habría que contabilizar ese número también en los fondos iniciales que permiten desarrollar los proyectos.

Por otro lado la diversidad no sólo toca el tema de la mujer para mí la cuestión más importante hoy en día y que comienza a emerger, es el colonialismo hacia el cine latinoamericano. Se espera de nosotras un determinado tipo de película y si es fantástica y de terror se rechaza porque no cuadra con su visión colonial de nuestro cine. Ese que deberíamos hacer para hacer buen cine latino.

El jurado del 9 Sebastiane Latino te da el premio “porque la lucha contra el machismo y la homofobia van de la mano. Porque donde hay violencia contra las mujeres la hay contra el colectivo LGTBI”.

¿Cómo ves este premio a la película?

Estoy honrada porque desde el primer momento tuvimos un impulso queer en el proyecto. En el mismo equipo hay una mezcla gay, bi y transexual. Por ejemplo desde el principio buscamos que el grupo de los chicos tuviera esa representación homoerótica y además lo trabajamos que se vislumbrara en sus relaciones. Con las chicas en cambio partíamos de su sexualidad de que la pudieran experimentar libremente. Por eso el personaje de Michele durante la fiesta asume su sexualidad, porque ella y Marina no siente miedo y se sienten libres por primera vez en la película. Y esto es muy importante porque Brasil tiene un porcentaje de feminicidios de los más altos del mundo y también de crímenes de odio homófobos especialmente contra las transexuales. Brasil es un país paradójico con una población muy progresista y a la vez con otra conservadora con mucho odio internalizado. En el fondo se parte de una sexualidad machista y homófoba que no puede tolerar al gay afeminado o al hombre que se hace mujer trans porque cuestionan la masculinidad. Por eso en el final de Medusa las chicas se juntan porque ellas quieren y no por el mandato patriarcal, son ya personas libres para usar su cuerpo y su sexualidad como quieran.

Escrito por

Premios LGTB dados en el Festival de cine de San Sebastián por Gehitu, asociación LGBT del País Vasco